James Harden y una facilidad anotadora

James Harden y una facilidad anotadora

El jugador de los Houston Rockets volvió a evidenciar la sencillez con la que es capaz de anotar ingentes cantidades de puntos al conseguir 60 frente a Atlanta Hawks en la victoria por 158 a 111.

La excelencia es un concepto difícilmente abarcable. Algunos la limitan a un campo, acotándolo y siendo más fácil encontrar firmes representantes de la idea, mientras que otros expanden esa característica a un sentido más global y general del término, tratando así de explicar la excelencia a través de la exclusividad, de un limitado número de personas que pueden representar semejante virtus.

Los héroes representan siempre una esencia, una serie de valores a defender y que sirven para explicar todo un sistema que se autosostiene en una correlación de fuerzas entre los que hacen perdurar esas ideas y quienes las asumen. James Harden, en cierto sentido, ha conseguido desmitificar al héroe NBA, ha hecho de la anotación desmedida y sin control algo normal, naturalizando el hecho de superar la media centena de puntos y rompiendo con la idea de que todo insigne ha de superar barreras, trabajar y luchar por lo que ansía. Sin embargo, el jugador de Houston Rockets ha naturalizado las actuaciones de 50 y 60 puntos, acabando con la esencia aceptada y dotándole de un sentido normativo.

60 puntos. James Harden banaliza la épica de la actuación individual y la traslada a la simple ejecución, del mismo modo que asesina el tiempo con una cadencia en su bote que calmaría a la alimaña más feroz de la naturaleza. El tiempo está vivo en el baloncesto, sólamente él es capaz de detenerlo y de mesurarlo posesión tras posesión.

Su perfil no es sencillo de reproducir, en absoluto. Dominar el lanzamiento dentro del baloncesto profesional es relativamente sencillo, trasladarlo a una situación de partido con el llamado tiro en tensión es más complejo de controlar en términos generales. Cuando fraccionamos los tipos de tiro existentes (tras bloqueo, pies quietos, mano a mano, sobre bote…) se aprecia todavía más la relevancia de lo que es capaz James Harden que domina como pocos el lanzamiento tras dribbling, la frontera infranqueable que diferencia entre aquellos que gozan de una buena noche y los que tienen un control tal de su cuerpo, sus palancas y su biomecánica para cuadrarse y elevarse desde la larga distancia independientemente del cómo.

James Harden es el jugador que más triples anota con entre 3 y 6 botes (1,2 por 3,2 intentos), representando el 25% de sus posesiones según NBA Stats, algo que se incrementa cuando mesuramos por encima de los 7 botes para intentar una canasta, pues más allá de ser el primero, es incluso más determinante (2,4 por 7,1 intentos). No vamos a descubrir a nadie a estas alturas que el escolta es quien más posesiones acumula en situación de aclarado (39% de sus acciones acaban así).

Más partidos con 60 puntos o más

Puesto Jugador Partidos Máxima
1 Wilt Chamberlain 32 100
2 Kobe Bryant 6 81
3 Michael Jordan 4 69
4 James Harden 4 61
5 Elgin Baylor 3 71

Para redondear la magnífica actuación de Harden contra Atlanta cabe reseñar que el escolta no disputó un solo segundo en el último cuarto, quedándose en apenas 30 minutos jugados, algo que solamente había conseguido previamente Klay Thompson en 2016 en 29 minutos, donde casualmente también anotó 8 triples.

“Es como cualquier otra cosa, te acostumbras”, dijo Rivers al Houston Chronicle. Haces cualquier cosa noche tras noche y la gente no te aprecia. El mundo, o los aficionados al baloncesto, no aprecian mucho las anotaciones de James. Lo que está haciendo no se ha visto antes”, señalaba.

 

 

Fuente:

En el Terreno de Juego

Redacción de prensa de En el Terreno de Juego. Puede seguirnos en las redes sociales TW: @enterrenojuego IG: enterrenojuego Facebook: En el Terreno de Juego Youtube.com/enelterrenodejuego