fbpx Miami Heat se lleva amarga el pastel de cumpleaños de Luka Doncic

Miami Heat amarga el pastel de cumpleaños de Luka Doncic

El equipo de Erik Spoelstra ganó por 126-118 y cortó su mal momento en una noche en la que el acierto desde la línea de tres puntos (17-35) fue su arma principal. Seth Curry logró su mejor marca personal con 37 tantos, pero no fue suficiente en un partido algo opaco de Doncic.

Luka Doncic no pudo tener el regalo de cumpleaños que esperaba en el tema deportivo. Sus Dallas Mavericks cayeron por 126-118 ante Miami Heat en el American Airlines Arena del sur de Florida, un estadio en el que hubo más de 2.500 fans eslovenos presentes para ver a «Luka Magic» y a Goran Dragic, los dos hombres de Eslovenia que llegaron a un All-Star Game en la historia de la NBA.

Molesto con un esguince en el dedo pulgar de la mano izquierda, Luka no pudo sobresalir, además de por lo que también contribuyó a eso un gran trabajo defensivo de los de Florida. Doncic finalizó con 23 puntos, 10 asistencias, 4 rebotes y 6 pérdidas en 38 minutos. Son estadísticas que no son malas y Luka tuvo el ímpetu de ir hacia adelante, pero la mayoría de sus puntos los consiguió en la línea de tiros libres (9-9) al forzar algunas situaciones. Tiró 7-11 en tiros de dos, pero en cuanto a triples (0-6) estuvo mucho menos preciso.

El jugador más determinante de los ganadores del partido fue Duncan Robinson, el alero de Miami especialista en el tiro de tres puntos, que encestó seis de nueve intentos desde el perímetro para terminar con 24 tantos, apenas dos menos que su compañero Jimmy Butler. Miami también disfrutó de grandes aportes de Kelly Olynyk (13 puntos, 9 asistencias y 7 rebotes) y de Goran Dragic (16 tantos, 4 rebotes y 5 asistencias), los dos desde el banco de suplentes.

Así como Robinson y todo Miami (17-35 en triples) sumó con sus tiros exteriores, Seth Curry llegó con ellos a su noche de mejor marca anotadora en la NBA: 37 puntos, con 8-9 en triples (también récord personal) y 5-6 en tiros de dos. Sin embargo ni eso ni los 24 tantos y 13 rebotes de Kristaps Porzingis (6-14 en tiros de tres puntos), pudieron torcer la historia. Fue un partido de 21-50 desde tercera dimensión para Dallas, que tomó ese camino incitado por la zona 2-3 desplegada por la defensa de Miami en gran parte del partido.

En el Terreno de Juego

Redacción de prensa de En el Terreno de Juego. Puede seguirnos en las redes sociales: TwitterInstagram / Facebook  / Youtube